Este es mi balance

Siempre he sido súper activa socialmente. Así como hablo, estoy todo el tiempo (para los que me conocen). Después de casarme, tener una carrera bancaria y tener hijos, más y más me sentía como una gallina sin cabeza corriendo para todos lados. 

Por un lado trabajaba porque quería ser independiente, pagar mis cuentas y mantener cierto estilo de vida. Muchos en diferentes niveles somos esclavos del consumismo. Es como si viviéramos al revés. ¿Trabajaba para vivir o vivía para trabajar? Sin ser miserable, me volví mas consciente en la forma en que gastaba, empecé a apreciar lo que tenía y a estar satisfecha con lo necesario. Sigo en este camino…

Por otro lado tenia mil compromisos, de trabajo y personales. Es fácil caer en recargarse en el “tiempo libre” con actividades personales pero alejadas de las prioridades. Sabía que tener que bajar la intensidad. 

Solo el hecho que tenga que “balancear” las actividades implica que una se sacrifica por la otra. Pero si lograba ser honesta con mis prioridades, podría darle el lugar correcto a cada parte de mi vida. 

“Balancear” trabajo-casa es a veces una excusa para no dedicar el tiempo a lo que en el fondo sabemos que es más importante. Nos sentimos culpables por no trabajar tanto o simplemente nos da pereza enfrentar el trabajo en casa (a pesar que sabemos cual es el más importantes). Entonces decimos: “Oye, tengo que trabajar”…

Si sabemos lo que nos “mueve”, más fácil podremos darle el tiempo que cada actividad se merece en nuestras vidas. El tiempo que pongamos en descanso es casi más importante que el trabajo mismo. Con descanso no me refiero a tiempo libre para atiborrarlo de actividades extra curriculares. Me refiero a tiempo para re enfocar, alinear y prepararse para lo demás. 

El balance no es lograr quitar tiempo de trabajo para darlo a esparcimiento.

Balance es estar claro con las prioridades y atenderla como se merecen cada una.

El balance no es lograr tener un “tiempo de calidad” con seres queridos. La cantidad de tiempo también hace diferencia. 

El tiempo vuela y no regresa.

Dale el tiempo a lo que de verdad te “mueve”. 

-Author

No comments yet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *